Escola de Cultura de Pau
CatalanEspañol (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
FacebookTwitter
Informes i articles
Les dones siries demanen la seva veu. PDF Imprimeix Correu electrònic
divendres, 14 de febrer de 2014 14:01

Elmundo.es


Que sus voces sean tenidas en cuenta. Es lo que las mujeres sirias esperaban de lasnegociaciones de paz de Ginebra, pero que -de momento- no parece estar sucediendo. Y todo pese a que las activistas sirias han destacado en distintas iniciativas para buscar el diálogo entre las partes y para lograr treguas en zonas concretas y organizar la ayuda humanitaria.

"Las mujeres sirias están trabajando activamente desde el principio para buscar soluciones al conflicto. Han llamado la atención sobre la necesidad de liberar a los detenidos y han denunciado la crisis alimentaria y la falta de acceso a la ayuda de los civiles", señala Pamela Urrutia, investigadora especializada en el conflicto sirio de la Escuela de Cultura de Paz de la Universidad Autónoma de Barcelona.

"Ellas han vivido el impacto del conflicto de una manera muy importante. No sólo son víctimas de los combates sino que han sufrido torturas, desapariciones y la violencia sexual", añade. "Por eso es relevante que tengan un papel político", concluye.

En una reunión que las asociaciones de mujeres mantuvieron con el mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, las lideresas le pidieron un papel en las negociaciones que iban a empezar el 22 de enero en Ginebra. Exigieron tener al menos un 30% de representantes en los equipos de diálogo, una condición que no se ha cumplido.

En la Coalición Nacional Siria, sólo dos mujeres integran la mesa de 15 delegados enviados a las negociaciones de Ginebra, que ayer se reanudaron en una segunda ronda. Por parte del Gobierno de Asad, hay al menos otras dos mujeres integrando el equipo negociador.

Un diálogo inclusivo

Organizaciones como ONU Mujeres y la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF) vienen realizando continuos llamamientos a la comunidad internacional para que las mujeres sirias estén presentes en las negociaciones y tengan voz.

"Somos el 50% de la sociedad", reclama Rafif Juejati, una de las líderes sirias que se reunió con Brahimi. En el documento aprobado en Ginebra I (junio de 2013) se establece que la clave de la transición es la participación de las mujeres y demanda un diálogo inclusivo.

"Pero en la práctica no hay señales de que esto se vaya a cumplir", lamenta Urrutia, que señala como obstáculos la "inercia" de la organización de la conferencia de paz. "Se privilegia a actores que han llevado al país a la situación actual y se deja de lado a las mujeres, y en general a la sociedad civil, que han defendido una salida no violenta", dice esta investigadora.

"Si Ginebra no funciona, presionaremos a los hombres que hacen la guerra para que hagan la paz", afirma Juejati.

Lo que está pasando en la mesa de negociación sobre la guerra siria es, por otra parte, común a otros procesos de resolución de conflictos. "En la mayoría de estos procesos de paz, las mujeres no han tenido cabida. Es la tónica general", remarca María Villellas, investigadora de la Escuela de Cultura de Paz y miembro de WILPF.

Villellas destaca que desde 2000, la resolución 1325, insta a que se promueva la participación de las mujeres en los procesos de paz y que se tengan en cuenta sus demandas. Pero aún no se les escucha.

Ver Web
 

Plaça del Coneixement - Edifici MRA (Mòdul Recerca A), UAB, 08193 Bellaterra, España - Tel. (+34) 93 586 88 42 
    Fax. (+34) 93 581 32 94 - escolapau@uab.cat