Inicio / Conflictos armados / ¿Guerra sin víctimas civiles?

¿Guerra sin víctimas civiles?

Vicenç Fisas, Director de la Escola de Cultura de Pau, Universitat Autònoma de Barcelona.

Hace más de dos décadas, escribí un artículo con un título parecido, para poner de manifiesto el silencio sobre la cantidad de víctimas civiles que estaría provocando una guerra de aquel momento. En estos instantes, en el complejísimo escenario de Iraq y Siria, se está librando una terrible guerra por tierra y aire, con la participación aérea de varios países contra uno de los actores más crueles y sanguinarios de este escenario, el llamado Estado Islámico, aunque de pasada algunos aprovechan para atacar a un adversario de naturaleza bien diferente, como son los kurdos que habitan el norte de Siria. No voy a entrar en el debate sobre si estos ataques militares contra el Estado Islámico son necesarios o no, ni siquiera en la amplia diversidad de medidas políticas, culturales y sociales que también son necesarias a corto, medio y largo plazo, para reducir el número de adeptos a este grupo que está aterrorizando a la Vieja Europa, cuando lleva ya años haciendo lo mismo, o peor, en Siria e Iraq, aunque la distancia geográfica y la frecuencia de los atentados en aquella zona nos haya acostumbrado a verlo como algo inevitable. Quiero poner el acento solamente en un punto: ¿cómo es que nadie nos explica el número de víctimas civiles que están produciendo las miles de bombas que se lanzan contra objetivos, presuntamente del Estado Islámico? No hay ninguna guerra en que los bombardeos aéreos no produzcan víctimas civiles, por muy sofisticados que sean los armamentos utilizados. Alguien debería explicarnos la verdad, porque esta realidad letal forma parte de la información que necesitamos para valorar los pros y contras de estos ataques. ¿Cómo es que ni siquiera hay imágenes terrestres de los efectos de los bombardeos? Solo vemos la típica imagen del objetivo visto desde un avión, y la posterior destrucción de un espacio físico, sin saber realmente quien hay debajo del edificio. No podemos convertirnos, una vez más, en espectadores pasivos de guerras convertidas en videojuegos. Para opinar, y para presionar, hay que tener todos los datos encima de la mesa. Y si ya hay cientos o miles de civiles muertos, es nuestra obligación saberlo, con independencia, repito, de si se considera necesaria o no una actuación militar.

Ver también

“Las 13 guerras más mortales”, de Cristina Mas en el diario ARA, basado en el informe Alerta 2018! de la ECP

ara.cat En l’última dècada, la guerra s’ha fet més cruenta i més letal. Dels 32 …